23/3/11

Metamorfosis. ¡O de cómo salir airosas con un outfit otoñal sin asarnos o agarrarnos anginas!

Es difícil, sí, en esta época se ve de todo, inclusive cosas que producen dolor de ojos. Las mujeres nos aburrimos de la ropa de verano y queremos ir a comprarnos algo lindo ya, y ya queremos que las hojas de los árboles crujan bajo nuestros pies y que el sol cálido del otoño nos de en la cara sin tenerle tanto miedo. Estamos contentas de no tener que cuidarnos tanto con las comidas, la depilación, el gimnasio, etc. Convengamos que la llegada del otoño nos relaja.

Pero no es fácil vestirse en esta época sin denotar la ansiedad que nos produce estrenar ese poncho de lana color camel que nos compramos en ese amague de frescor otoñal y que está ahí mirándonos en el vestidor como diciendo "¿es hoy? ¿hoy salgo?"  STOP.  Falta un poco para eso. Es por esta razón que estuve armando algunas transformaciones para ver si puedo ayudarlas mezclar: ese vestido solero del verano, que más de una te va envidiar cuando vea que la temperatura a las 3 de la tarde trepa a 28° C y se vistió de alto invierno (por la ansiedad comentada); con un sweater liviano y un blazer canchero o un cardigan grandote que al no ir pegado al cuerpo abriga sin asfixiar.

Obvio hay que meter pañoletas o bufandas de géneros livianos enrolladitos adentro de la cartera que son siempre una salvación . Por que el problema más grande para lograr el mejor atuendo para estas fechas es que de noche REFRESCA y acá se vuelve a hacer el ridículo por estar en exceso desnuda (la vestida de alto invierno, festeja, desde luego) y encima corremos el riesgo de pescar neumonía (¡iba a decir pulmonía, pero era muy retro!).

Y a medida que va avanzando el frío le vamos sumando abrigo a todo: el abotinado se convertirá en botita, al sweater le sumamos un blazer de paño o un tapado. A las piernas medias (este invierno van a ser furor las medias can-can de lana y de colores miles). La bufanda de algodón de la India será de lana y con flecos, etc., etc. Pero el paso tiene que ser paulatino e inteligente para dar clase de elegancia y nunca de ridiculez.

Todo caserito hecho, pero no con menos amor. Espero que les sirva






(voy a ir agregando más fotos)